• agosto

    9

    2017
  • 675
  • 0
¿Qué factores deterioran un disco duro?

    ¿Qué factores deterioran un disco duro?

    Tal y como hemos comentado en anteriores artículos, el disco duro es uno de los principales soportes para realizar copias de seguridad de nuestros datos. Si bien, con el paso de los años, estos dispositivos pueden sufrir daños y desgaste debido a algunos factores cotidianos que pueden actuar de manera continua e imperceptible.

    Es cierto que, ocasionalmente, podemos detectar el fallo si agudizamos nuestros sentidos (el disco duro puede emitir ruidos extraños a causa de un mal funcionamiento mecánico), pero normalmente la mayoría de los daños son de difícil detección por lo que, a largo plazo, pueden causar pérdidas importantes de datos.

    Principales factores que deterioran un disco duro

    1. Daños físicos

    Cuando un ordenador cae al suelo o sufre un golpe las partes internas que lo componen pueden dañarse como, por ejemplo, la tarjeta madre, la memoria RAM o el disco duro. En algunos casos, el equipo puede quedar inutilizable, no obstante los archivos podrían recuperarse. En este caso, lo más recomendable es ponerse en contacto con una empresa especializada en la recuperación de datos para evitar daños mayores.

    2. Líquidos

    Como ya sabéis, los líquidos pueden provocar daños permanentes en los dispositivos. Aunque el disco duro está bien protegido y es casi imposible que el líquido llegue hasta él, está rodeado de componentes eléctricos que pueden producir cortocircuitos y provocar, por tanto, el mal funcionamiento del ordenador. Nuestro equipo de profesionales puede recuperar los datos desmontando la unidad y extrayendo el disco duro para proceder a la recuperación de datos.

    3. Subida de tensión

    Este factor es una causa importante que daña el disco. En este sentido, los cambios de corriente pueden provocar daños en múltiples componentes del ordenador, ya que cuando se produce una sobretensión las diferentes partes han de soportar cambios inesperados de corriente.

    La recuperación de datos es más compleja si el ordenador está dañado. Una solución casera consiste en utilizar supresores de corriente que ayuden a eliminar los picos de voltaje y proteger a los aparatos conectados a una línea de tensión.

    4. Archivos corruptos

    Los archivos corruptos son archivos informáticos cuyo contenido lógico está organizado físicamente de una manera inapropiada, faltan datos o estos no son válidos, provocando el mal funcionamiento en las distintas aplicaciones que hacen uso de él o la incapacidad de consultarlo por parte del usuario. Además, son inaccesibles y, en ocasiones, irrecuperables.

    Para evitar la pérdida de información es importante apagar correctamente el ordenador sin desconectarlo del enchufe. Esto se debe a que cuando se produce un fallo en la corriente hay una alta probabilidad de dañar los archivos y varios sectores el disco duro.

    5. Sobrecalentamiento

    El disco duro desprende un calor que, normalmente, se esfuma sin más. No obstante, durante los meses de más calor corremos el riesgo de alcanzar altas temperaturas que pueden causar daños en el dispositivo si no dispone de una buena ventilación. Para ayudarnos a detectar estos sobrecalentamientos existen algunos software gratuitos que detectan los cambios de corriente y temperaturas.


    Como hemos visto en este post, el disco duro es un dispositivo sensible que debemos controlar para evitar la pérdida de datos. En KMI Data Recovery contamos con una dilatada trayectoria y experiencia en este campo y con la más novedosa tecnología para proteger, prevenir y recuperar los datos de empresas y particulares.

    ¿Has perdido información valiosa? ¡Contáctanos!

    © Copyright 2017 KMI Data Recovery S.L.