• febrero

    14

    2018
  • 306
  • 0
MINIATURIZACION ELECTRÓNICA EN LOS SOPORTES DE INFORMACIÓN

    MINIATURIZACION ELECTRÓNICA EN LOS SOPORTES DE INFORMACIÓN

    Desde hace unos cuantos lustros los fabricantes de soportes de información buscan el perfecto matrimonio para ofrecer grandes capacidades en pequeñas dimensiones. Esto es lo que se llama miniaturización electrónica y responde a la idea -cada vez más extendida- de poder llevar en nuestro bolsillo toda nuestra información personal.

    Hoy en día ya disponemos de dos dispositivos para salvaguardar nuestros datos: la famosa tarjeta de memoria estandarizada MICRO SD y los DISCOS DUROS DE BOLSILLO (portátiles). Estos dispositivos llevan años entre nosotros por lo que, aunque la industria esta más que preparada para dar el siguiente salto, hay que tener en cuenta que, independientemente de las modificaciones mínimas que sufre la tecnología cada seis meses, los cambios realmente importantes se aprecian pasados cinco o siete años. Esto se llama durabilidad y amortización del dispositivo.

    miniaturización electrónica micro sd

    Existen cinco tipos de soporte para datos que, a pesar de tener destinos de uso diferentes, todos se basan en el mismo principio: la miniaturización electrónica para un menor consumo y gran capacidad de almacenamiento o procesamiento. Por este motivo, hablaremos del primero utilizando la medida con la que los fabricantes denominan sus avances. Se trata de los NANÓMETROS = milmillonésima parte del metro.

    Procesadores de cálculo, memorias gráficas, memorias RAM o ROM, BIOS o, las que más nos interesan, memorias de almacenamiento. Todas ellas se construyen bajo estos principios: consumo, características nuevas y, por supuesto, costes de fabricación.

    miniaturización electrónica comparativa

    Para mediados de 2018 se espera que los procesadores y memorias pasen de los 22 nanómetros actuales a 16 y 14. Esto se consigue haciendo más delgado el componente, aunque esa transición no será muy sencilla pues años atrás cuando se consiguió la cifra de 28 nanómetros esta empezaba a pesar en los resultados de fiabilidad, es decir, la capacidad de un componente para soportar el paso del tiempo.

    De cualquier manera, los grandes campos de software y hardware a lo largo de la historia siempre han sufrido los llamados cuellos de botella. El cuello era el software y el cuerpo el hardware y dichos papeles iban intercambiándose según uno necesitaba del otro. Además, existía un hardware capaz de soportar cualquier software y poco después existió un software más potente que necesitaba de un hardware más avanzado.

    En la recuperación de datos estos avances afectarán y mucho, pues cuando se intentan traspasar los límites de la física muchas veces se sacrifican principios que no siempre son bienvenidos. En pocas palabras, podemos estar sometidos a la continua adquisición de soportes por su escasa calidad y eso hará que estéis muy atentos a la buena gestión de vuestros datos.

    En KMI Data Recovery estamos al día de todas las novedades y avances que desarrolle la tecnología en relación a la miniaturización electrónica. Para más información no dudes en contactar con nosotros.

    © Copyright 2017 KMI Data Recovery S.L.